lunes, 9 de enero de 2017

HACER DEPORTE, PONERME A DIETA



Bueno, qué, ¿también habéis empezado el año cumpliendo los propósitos a saco como yo?
La viñeta es antigua, pero como también yo lo soy, una no cambia de un día para otro y sigo teniendo los mismos que antaño.
Lo de ponerme a dieta es utopía, ya ni lo intento, os juro que no querríais conocerme pasando hambre. Lo que hago es cambiar pequeños hábitos, o engañarme a una escala capaz de soportar: que si el azúcar por panela, el chocolate que sea puro, las tostadas de pan de centeno… y luego voy a los cumpleaños de los amigos de los peques y melocomotó… para compensar.
Lo de correr… siempre tengo una razón para NO hacerlo, que una es mala en las cosas del sudar, pero en oratoria introspectiva me convenzo como nadie, siempre existe la excusa perfecta.
Lo que sí voy a cuidar este año es mi espalda, que no quiero ser una señora mayor encorvada y con chepa, pero eso ya os lo cuento otro día, que tengo que salir pitando, o como dicen aquí, "cortando la caña".
Feliz vuelta a la rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada